Páginas

Qué más da...

Nunca estamos listos para lo que la vida nos trae. Llevo unos días, no sé muy bien porqué, llorando como una niña… Siento que todo es una mierda, que de verdad nada sirve para nada. Que siempre habrá alguien mejor o con más suerte. Y toda esa gente es tan ciega… No saben valorar lo que tienen. Me da muchísima rabia. No saben lo que darían otras personas, personas como yo, por tener solo un pedacito de su vida. A veces me dan ganas de abandonar, de encerrarme en mi cuarto y dejar que pasen los días. De encerrarme y no dejar entrar a nadie, que nadie atravesara los muros. Estoy cansada y no sé ni cuánto durará, ni si seré capaz de soportarlo, ni si cambiará todo esto en algún momento. Solo estoy cansada, de verdad… 
No sé para que mierda me esfuerzo, no sé para que lucho por lo que quiero si a fin de cuentas consigo lo mismo que no luchando. No sé para que desgarro mi ropa y ensucio mi cara. No sé para que me dejo la piel hiriéndola a arañazos. No sé para que recorro un camino que no quiero recorrer provocándome rozaduras en los pies porque simplemente no tengo otra opción. Lo juro, solo estoy cansada. 
Deseo dormir profundamente durante un tiempo, que los de afuera me echen de menos que no me importa. Estoy cansada de acertijos, de incógnitas y de sufrimiento. Es una tontería todo esto. Jugamos a ser adultos y no tenemos ni el poder sobre nuestra triste, mísera e irrepetible vida. Sobretodo, irrepetible. Pero no nos damos cuenta. "Qué más da", pensamos. El tiempo pasa y lo único que se nos ocurre pensar es un simple "que más da"…