Páginas

Palabras mudas.


Necesito volver a ver(te).
Quiero desahogarme pero no puedo
 por que este puto nudo en la garganta
 hace que me atragante con cada 
palabra muda (no) dicha.

Te he olvidado. Te he olvidado. Te he olvidado. Te he olvidado. Te he olvidado. Te he olvidado.
Joder, si es que por mucho que lo repita,
sé que no es verdad.
Cada vez que intento decir lo no dicho antes, el tiempo se para en el mismo recuerdo cada puta vez. Recuerdo como te vas. Recuerdo tus ya no me importas. Recuerdo tu mirada fría, serena. Mientras yo empapada, como si de un pañuelo se tratase, en lágrimas. Recuerdo como te alejabas, sin mirar atrás. Sin echarme en falta. Con las manos en los bolsillos y el paso un tanto pasota. No hechaste la vista hacia mí, por que yo no te importaba.

A una persona no se le olvida en dos días.
Si no te importo ahora
es que nunca te he importado.

No pienses que es fácil para mí esto. Tu no eres la amiga que se traga todos mis lloros inútiles y la que ya no sabe que cojones hacer para sacarme sólo una sonrisa. Tu no sabes que en mis ojeras está escrito tu nombre. Tu no sabes que cada pliegue de mi piel aún guarda tus caricias.

Tu no sabes o no quieres saber.

Por que cuando se trata de mí, es un si te he visto, no me acuerdo. Joder, y eso duele. Así que pido una última vez. Pido un último encuentro. Ten por lo menos un par de cojones de aguantarme, te prometo...
Joder, promesas no.

...Te doy mi palabra que será un rato breve. Quiero que me entiendas y si no lo haces, intenta hacerme creer que sí. Será como despedirme de tí. Despedirme de algo que nunca he tenido al que nunca le he importado y al que tanto he amado. Será despedirme de mi primer amor. 
No sé como reaccionaré, los impulsos que el corazón me vayan dictando harán de mí lo que quieran. 

Necesito que sepas que si tu juntases los trozos de mi corazón que ahora mismo están esparcizos por mi habitación, verías que tu nombre sigue estando escrito con la tinta de mi bolígrafo preferido. 
Necesito que sepas que te busco en mis sábanas todas las noches, por si has vuelto. 
Necesito que sepas que no te mentí nunca. Que sentía por tí huracanes de nuestros suspiros. Que aún tengo grabada tu voz a fuego en mi sentido. 
Necesito que sepas que echo de menos la persona que creí que eras. Pero que, a la vez, no quiero que vuelvas. Para hacerme más daño, no.
Necesito que sepas lo que ignoras, mis sentimientos.
....................

Lo jodido de todo esto es que no puedo controlar lo que siento. No puedo decidir olvidar(nos) y otra vez creer en el amor. Supongo que algún día desaparecerás o ya mis ojos no te verán.

Vete ya, por favor.