Páginas

Inundando mi habitación.

Mírala, sigue en el sofá con sus mares cerrados,
sigue dormida ya que ayer se acostó con éstos irritados.

Es normal tener esos ojos grises tormenta,
después de perder algo que creías tuyo,
se va
y no viene de vuelta.

Le duele menos la cabeza que el corazón,
sólo tiene ganas de meterse en su triste habitación.

Cuánto odio acumulado,
sólo tiene ganas de gritar que todo ha terminado.

Cuántas ganas de perderse,
despedirse y nunca volver a verse.


1 comentario:

  1. Ay. Me encanta este texto asdfghjhfd. Es perfección. Como tú.
    Besis.

    ResponderEliminar

Regálame alguna de tus palabras. Merci.