Páginas

¿Salto?

Vamos a subir el volumen por las nubes ya que la autoestima está por los suelos y nuestros sentimientos a bajo cero. Sólo pido que me rescates. Que vengas y me salves, que yo con esto sola no puedo... Que te quiero a mi lado, que tengo miedo... que tengo mucho miedo. Y no el típico miedo que le tengo a la oscuridad sino un miedo de temblar y no querer soltarte. Tengo miedo a perderte. Tengo miedo de que acabes, como todo. Que todo tiene su final, ¿no los oyes? Yo oigo en mi cabeza todo el rato una voz... demasiado fría, cariño; que no para de decirme que te vas a ir y de tantas veces que me lo repite, estoy por creérmelo. Odio a todos y todo. Sólo quiero perderme y encontrarme, o que me encuentres. Mejor un nosotros a un tu y yo, que no quiero ni que esa puta i latina nos separe. Vamos a susurrarte bajito al oído mientras la lluvia araña los cristales del primer piso. No te voy a decir que no tengo miedo a la tormenta porque sabes que empiezo a temblar... pero tal vez hoy, no tiemble por ella. Tal vez hoy, tiemble por ti. 

Por favor, dame la mano. No me sueltes, por favor, no me sueltes...


2 comentarios:

  1. El miedo sólo impide que no disfrutes de todo lo que te puede ofrecer.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho tu blog, échale un vistazo al mio si quieres y me opinas que te parece, http://montoutdanscemonde.blogspot.com.es/.
    Escribes muy bien. Sigue asi, un beso.

    ResponderEliminar

Regálame alguna de tus palabras. Merci.