Páginas

(r)evoluciones.

Estoy inmune a todos. Una vez que dejas de sentir lo eres. A muchas personas no sentir les hace estar vacías y esa misma sensación les invade de tristeza y por lo tanto, acaban sintiendo algo. O también hay ese tipo de personas que no sentir nada les duele, que eso significa que también, por cosas de la vida, acaban sintiendo algo. 
Yo no siento nada y eso me hace estar contenta que no es lo mismo que feliz, pero es algo. No tengo en cuenta los sentimientos de los demás, quizá solo un poco, los de los pocos amigos de verdad que me quedan y que se que siempre estarán. No tengo en cuenta ni los míos, he decidido no tener. Y eso que yo era un tanto sensible pero se que cuando quiero, puedo cambiar ese aspecto de mi. En verdad, soy muy manipuladora y observadora. Se como debo de actuar en cada momento para salir impune al daño y se que debo hacer para formar el desastre más bonito que vieron tus ojos cuando me fui. Y podría haberlo sido muchas veces, pero de tan buena tonta y aquí estoy, ¿ves? Paso. 
Paso de todo y paso página. Los capítulos van cambiando, como yo. Y cambiar no es malo así que cuando la gente me repite que he cambiado, precisamente no me lo tomo como un insulto. Para mi es un halago. Que cambiar es (r)evolucionar, señores. Y aquí es reinventarse o morir y quién quiere morir estando vivo, ¿eh? Porque yo esa sensación la he tenido durante años y estoy cansada. Muy cansada. De que todo tenga un final y de que yo, que soy la que suele sentir más, acabe por los suelos. Que de suelos a sueños, va un puta pero importante letra, joder. Que hoy estás arriba y al día siguiente te has dado la hostia de tu vida
Y, ¿qué que puedes hacer, dices? Hacer... Y me lo dices tú. Que no quiere perder a la gente pero en cambio no hace nada para conservarlas. ¿Y si pruebas en valorarlas y tratarlas como se merecen? Me lo dices tú que miras por ti siempre y nunca por los demás, que tienes de valiente lo que los soñadores tienen de miedo y eso resulta ser nulo, que piensas que aquí lo que no tenga un beneficio económico no merece la pena, que le echas más orgullo que cojones, tío...

Olvida todo lo que te he dicho y sigue fingiendo ser la estúpida persona feliz e ignorante que eras, me has dejado claro que las 

(r)evoluciones

no te gustan.








7 comentarios:

  1. Tu entrada realmente me encantó, la releería una y 10 veces más (y seguramente lo haga) gracias por compartir lo que escribís acá♥
    http://iwantliberty.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Me alegro infinitamente de haber llegado hasta este blogg, sólo quería que lo supieras.

    ResponderEliminar
  3. Wow, has involucrado un montón de puntos de vista en este texto. Me ha gustado,
    y algunos otros que también he leído de tu blog. Te sigo desde ya :)

    ¿Te pasas tu por el mío y me dices que te parece la historia que estoy escribiendo?
    http://elenvejecimientodelasflores.blogspot.com.es/

    1 besito.

    ResponderEliminar
  4. "Y cambiar no es malo así que cuando la gente me repite que he cambiado, precisamente no me lo tomo como un insulto. Para mi es un halago. Que cambiar es (r)evolucionar, señores."
    VERDADES COMO PUÑOS...muy buena entrada, saludos!

    ResponderEliminar
  5. Tanto evolucionar como revolucionar me parecen ambos totalmente necesario. Di que sí. Un abrazo guapa.

    http://elchicodelmetro.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  6. No cambies mucho, es como un vicio. Mientras no dañes a los que te quieren todo irá bien, pero ten cuidado, tengo amigos que se están dando las ostias de sus vidas por cambiar tanto, y la verdad eses cambios también me afectaron bastante a mi. Espero que te salga bien la jugada

    ResponderEliminar

Regálame alguna de tus palabras. Merci.