Páginas

No importa cuánto avance la medicina, a todos nos duele alguien.

Estoy sentada en una acera cualquiera de cualquier calle y de cualquier ciudad. Estoy bastante desaliñada desde la última vez que me viste y además he empezado a fumar. Por eso de substituir unas drogas por otras, ya sabes. Ha venido un soplo de aire a mi y me ha inundado el olor de tu perfume y el corazón se me ha encogido un poquito más. Encima, en el segundo piso del edificio de detrás de mi están tocando nuestra canción.

Duele-s. 

No sé que hago mal. Tampoco se que más hacer. Muchas veces dudo que yo te importe, que me quieras, que tus palabras son diferentes a tus actos y me confundes y si ya estaba perdida imagínate como estoy ahora que no sé si tu sonrisa seguirá siendo mía o se la regalarás a cualquier niña tonta para pasar el rato. Me estás tratando como un juego y algún día me cansaré del todo y entonces me perderás, te perderé y nunca más sabremos nada del otro.




2 comentarios:

  1. Duele, si, y no poco, eso de que no te demuestren algo cuando tú lo necesitas más que nada.

    ResponderEliminar
  2. Tienes un blog muy lindo, y una seguidora más!
    Te mando un saludo!

    nectarlunar.blogspot.mx

    ResponderEliminar

Regálame alguna de tus palabras. Merci.