Páginas

Vértigo es poco.

Vértigo es poco lo que sienten los valientes al asomarse 
al vacío de esta chica triste.
Vértigo es poco.
Vértigo es poco cuando me balanceaba en tus pestañas 
al ritmo de tus sinsentidos.
Es poco cuando sabes las dudas que puede causar 
un simple vuelo de falda.


Y es que me haces falta.







Lenguaje carnal.

No hace mucho me planteé dejar de escribir
Anular cualquier verso que en mi cabeza se atreva a vivir
Dejar de lado los intentos fallidos de describir
el tacto de tu piel como elixir.

Pero después de tantos golpes luego vuelvo a pensar
que sería de mi sin estas letras que encajar
y así formar
un lenguaje carnal
capaz de asimilar
lo que me duelen las retinas
al verte marchar.

Y es que estoy harta
de tener que coser hasta la madrugada
los pedacitos de mi alma
que está harta
de estar jodida
pero viva
y de que sirve me pregunto
dando tumbos
los estúpidos retrovisores
cuando mirar atrás
no te hace ver más
que a tu otra mitad
a la cual
no podrás tener jamás.


430.

En ese momento, pensé para mi misma:

Dime que no eres tú el que está sentado en la estación.
Dime que no eres tú el del banco con el tic nervioso en la pierna.
Dime que no eres el que cigarro en mano
lleva una camisa ya que su madre le había lavabo todas las camisetas que le gustaban
y claro, quería ponerse guapo para mi.
Dime que no eres tú...

                                   porque creo que acabo de enamorarme.

Estabas jodidamente guapo.

Me sigues diciendo "Buenas noches, amor".
Y joder, contigo sí lo serían.
Y en plural.