Páginas

Eso que me miro a los ojos en el espejo y no paro de pensar
qué triste que ha sido mi vida de borracheras e idas
sin venidas con sonrisas de las manos que un día
     me dieron de comer

y yo las mordí con tanta fuerza que empezaron a sangrar
y como suele pasar me comencé a arrepentir
en el mismo instante en el que vi vertida una gota
la gota que colma el vaso del llanto sin cesar

pena es lo que siento por los que nunca han sabido
lo que es sufrir de tanto querer que quieres doliendo,
y es lo que valgo por todos aquellos capullos
que dejé sin blanca en los moteles de las afueras

como consejo os digo que no os creáis nada sin tener pruebas antes
que a mi me ofrecieron el mismísimo paraíso
y no me avisaron de que la manzana me iba a llevar
derecha al mismo infierno que me convirtió en ceniza

                                     y con todas mis fuerzas, soplé.





¿otra vez?

no me vengas con esas cosas de no eres tú, soy yo
porque sé de sobras que eres justamente tú el puto terremoto
que me baja los pantalones cualquier amanecer de sábado
¿entiendes?
que no voy a depender nunca más de tus labios
que no quiero sentir como mi cabeza asiente al son de tus pestañeos
ni ver la silueta de tu culo en una camiseta mía.

y la verdad es que te temo.
Dicen que mala droga nunca muere
y puta heroína...
Puta míosis cuando te retiras el pelo de la cara
cuando te pones los calcetines por encima del pijama
cuando no sé si es verdad que la vida pende de un hilo
con tu nombre
y tus lunares, por supuesto
y eso sí que es una putada.

(noche de viernes, amanecer de sábado.
¿cómo han llegado tus manos a mis pantalones


...otra vez?)