Páginas

Haces llover.

Llevo más de cinco cigarros y aún no he encontrado las palabras exactas
para describir esa forma tan tuya de soltarte el pelo.
Llevo no sé cuántas noches gritándole tu nombre al viento
y el sólo me susurra que te debo olvidar.
Y cómo cojones se hace eso.
Sino conozco otra piel a la que poder llamar hogar.
Jamás dejarás de ser de esas mujeres
que nunca terminan de pasar.

Fui al bar de la esquina donde el dueño es un fiel amigo
le pedí ronda de quintos
y algún sitio en el cual poder llorar tranquilo.

A falta de Amor, siempre quedará Poesía.



Corazón de mimbre.

                             De mejor amiga una botella
                             vacía, como yo
                             arrastrando el culo por la acera
                             que justo lleva tu nombre.

                            Matamos flores entre tanto
                            me quiere, no me quiere
                            y olvidé quererme yo.

                            Iluso de mierda, fumandor express
                            sintiendo el eco de tu contoneo
                            paseándote cual puta diosa del Olimpo
                            por este piso indigno de ver tu pestañeo.

                            La enredadera echa sábanas
                            atrapados como adictos
                            a esa planta, marihuana.

                            Estúpido corazón de mimbre
                            testigo de mis miserias
                            que tiende a tener costumbre
                            a olvidarse de todas ellas.

                            Y volver a querer.

                            Volver a resquebrajarse
                            para después embriagarse de ron
                            hasta olvidarse de los daños
                            de lo que produce eso que algunos
                                                            llaman a m o r.