Páginas

Corazón de mimbre.

                             De mejor amiga una botella
                             vacía, como yo
                             arrastrando el culo por la acera
                             que justo lleva tu nombre.

                            Matamos flores entre tanto
                            me quiere, no me quiere
                            y olvidé quererme yo.

                            Iluso de mierda, fumandor express
                            sintiendo el eco de tu contoneo
                            paseándote cual puta diosa del Olimpo
                            por este piso indigno de ver tu pestañeo.

                            La enredadera echa sábanas
                            atrapados como adictos
                            a esa planta, marihuana.

                            Estúpido corazón de mimbre
                            testigo de mis miserias
                            que tiende a tener costumbre
                            a olvidarse de todas ellas.

                            Y volver a querer.

                            Volver a resquebrajarse
                            para después embriagarse de ron
                            hasta olvidarse de los daños
                            de lo que produce eso que algunos
                                                            llaman a m o r.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Regálame alguna de tus palabras. Merci.